Se os ha acabado eso de viajar

 

Durante el embarazo muchos amigos y conocidos nos decían la típica frase “uy, con la niña se os ha acabado eso de viajar“. Al principio no le dábamos mucha importancia a la advertencia en cuestión, pero a medida que nos lo repetían una y otra vez, empezados a plantearnos si realmente no podríamos viajar más hasta dentro de unos años.

IMG_20161005_183721

Qué querían decir con “se os ha acabado eso de viajar”? Los niños viajan. O por lo menos, nosotros cuando viajamos siempre vemos familias con niños en los aeropuertos, trenes, autobuses, hoteles, barcos, etc.

Dándole vueltas al tema, creemos que en general se referían a viajes de más de dos o tres días, a viajar en avión y a viajar al extranjero, sobre todo por dos motivos: por cuestiones de economía familiar y por cuestiones logísticas. Entendemos que no es lo mismo pagar transporte (avión o tren) para dos que para tres o cuatro o cinco personas. También entendemos que tampoco es lo mismo pagar el alojamiento para dos que para una familia. En cuanto a la logística, pues está claro que si la organización familiar cambia con la llegada de un bebé. Pero seguíamos pensando que si hay familias que viajan, ¿por qué no lo íbamos a conseguir nosotros?

Nos dimos cuenta de que muchas veces quien nos decía que ya no podremos viajar es gente que no viaja mucho, o que no entiende que a nosotros nos guste y apasione viajar. Cuando les preguntábamos por sus viajes antes de tener hijos, muchas veces la respuesta era “bueno, antes no viajábamos mucho por el trabajo, o por eso o lo otro“.  Es decir, no viajaban antes, y tampoco lo hacen ahora. Antes la razón por la que no viajaban era el trabajo o cualquier otra, y ahora la razón son los hijos. Viajar no es obligatorio, viajar es una elección y no viajar es otra, igual de respetable. No hace falta buscar excusas o justificaciones si a uno le apetece quedarse en casa.

Parte de nuestra familia vive a una distancia 3 horas en avión, lo que significa que tenemos que viajar para visitar a la abuela, las tías y el primo, y no vamos a renunciar a ello. De hecho, cuando Mofletes tenía 2 meses y cuando tenía 4 cogimos el avión y fuimos a verlos. Y efectivamete, tal y como pensábamos, se puede viajar con niños. Está claro que los viajes fueron diferentes a los anteriores, pues nuestra rutina familiar había cambiado, pero solo fue necesario ajustarnos a nuestra nueva realidad.

Y ya estamos deseando tener unos días para salir los tres, desconectar, ver mundo, y descubrirlo todo de nuevo a través de los ojos de nuestra hija.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s